La anécdota más famosa de “El Risitas”